Entrevista a José Font Sanchis, Presidente del Tribunal de las Aguas

Protagonistas

07 Dec, 2018

José Font Sanchis es el Presidente del Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia para el bienio 2017-2019. Es el Síndico de la Acequia de Mestalla, situada a la margen izquierda del río Turia y está orgulloso de ser agricultor, de pertenecer a una familia de agricultores y de poder representarla actualmente como presidente.

VW: ¿Cómo se ha mantenido a lo largo de los años el tribunal de las Aguas?
J.F: Por sentido común, por lógica, por justicia, por necesidad… hay tantas calificaciones que puedo dar y todas son buenas, entonces, se ha mantenido por la necesidad de los agricultores, que lo necesitamos y la impartición de justicia es una pieza clave, a parte que llega ya un momento que la historia y la cultura que llevamos nos da una durabilidad en el futuro. En el campo, yo que soy y he sido agricultor profesional, entiendo que es necesario.

VW: ¿Crees que va a perdurar en el tiempo?
J.F: Yo sí creo que va a perdurar el tribunal, lo que me gustaría es que fuera siempre como es hasta ahora, que esté compuesto agricultores de verdad. Porque tanto el agricultor como el tribunal son apolíticos. Y el agricultor es una persona currante, trabajadora, buena person Se caracteriza por estos mismos términos por los que entiendo que el tribunal se caracteriza. Ojalá perdurara, mientras que estén agricultores: sí, siempre. Si entran políticos ya es más complicado.

VW: ¿Hay políticos actualmente?
J.F: No, actualmente no.

VW: ¿Por qué es el último tribunal de sus características que perdura?
J.F: Porque es efectivo, es justo y es una necesidad en la huerta, básicamente por estas características.

VW: ¿Cómo se desarrolla la función de distribución de las aguas para la huerta de València entre las comunidades de regantes?
J.F: Dependemos mucho de la Confederación Hidrográfica del Júcar. Naturalmente somos los últimos del río Turia, ya que el Tribunal riega lo que son acequias de la Vega de Valencia y tenemos la mala suerte de que prácticamente desembocamos ya en las últimas comunidades de regantes. Al ser lo últimos la distribución es un poco compleja: a veces no nos llega y otras nos vienen lluvias e inunda. Además, aunque tenemos que dar explicación del gasto del agua a Confederación, las comunidades de regantes del tribunal nos distribuimos entre nosotros dependiendo de las necesidades.

Antiguamente venía siempre mucha agua y todos los días las acequias llevaban agua, pero ahora ya no es así y llevan tres días agua las acequias de la parte del margen derecho agua del río y el resto de días la parte izquierda, de la que soy yo, en la acequia de Mestalla. También usamos caudalímetros para la distribución, en los cuales nos pone el volumen de agua que llevamos cada uno. Anteriormente lo medíamos por filas -cantidad de agua que venía por el río dividido por una cantidad x de agua proporcional que cogía la acequia dependiendo de la cantidad total- y luego los guardas lo cuantificaban por molas – vueltas de un molino-.

VW: ¿Cómo funciona el tribunal en el día a día?
J.F: Primero impartimos justicia en lo que es “el corralet” y luego ya subimos a tratar lo que son temas de agua a la sala de reuniones.

VW: ¿Por qué se ha convertido en un atractivo turístico?
J.F: Es muy importante la ubicación, estamos en el corazón de Valencia, en la puerta de los apóstoles, que antiguamente era una mezquita y ahora tras la conquista de Jaime I se hizo la Catedral. Con la llegada de los católicos se sacó el tribunal a fuera de la Catedral y se sitúa en un enclave fenomenal para el turismo. A parte de toda la cultura, historia y tradición que el tribunal está demostrando día a día.

VW: ¿Afecta ese turismo al tribunal?
J.F: Realmente no, porque nos han dicho varias veces que vayamos a hacer una puesta en escena de lo que es una sesión del tribunal y este siempre ha dicho que no. Por nosotros si acude el turismo pues fenomenal, acude, pero a nosotros no nos importa mucho. Nuestra gestión es independiente de lo que es el turismo, no tiene nada que ver.

VW: ¿Ha habido algún cambio en comparación con la forma de proceder inicial?
J.F: Bueno, aquí habría que buscar a un historiador… yo sé que antes había menos acequias en el tribunal. Siempre ha habido una toma por cada acequia, pero ahora dentro de las 8 acequias hay 1 más, la de Benàger i Faitanar, que entró hace 100 años atrás y realmente es la única diferencia.
Los agricultores somos negativos, o sea, no queremos que entren más acequias, queremos que entren tantas tomas comohayan en el río. Por lo menos mi comunidad y creo que todos, porque si no se tendrían que añadir una cantidad de sillas que no corresponden. Cada uno está representado por la comunidad de regantes que riega y cada comunidad de regantes, debería de ser una representación por toma de agua en el río, no por ayuntamientos o por pueblos.

VW: ¿Entonces el tribunal mantiene las funciones con el paso del tiempo?
J.F: Sí, las mismas funciones: la distribución y la justicia para los consumidores que realmente son los usuarios, es decir, el agricultor.

VW: Personalmente, ¿qué supone el tribunal para usted?
J.F: Para mí el Tribunal es una institución con la cual, naturalmente a parte de que es milenaria y todo lo que arrastra de historia, cultura, tradición y orígenes del pueblo valenciano… personalmente siento que estoy representando a mi padre, que para mí era mi héroe, y también estoy representando a mi abuelo y a mi bisabuelo y así… Yo soy la quinta generación que dentro de la Acequia de Mestalla tiene cargos. He llegado bastante lejos dentro de este ámbito, realmente estoy representando a mi familia y me honra mucho que sea agricultora. Estoy orgulloso de ser agricultor, estoy orgulloso de haber nacido de padres agricultores y estoy orgulloso de formar parte del Tribunal de las Aguas por mis orígenes y los de mi familia.

VW: ¿Actualmente crees que se podría hacer algún cambio para mejorar el tribunal?
J.F: Bueno, siempre se puede mejorar, pero hay que ser muy inteligente y saber que mejorar no quiere decir cambiar. Yo no cambiaría nada de la estructuración y del funcionamiento. Si ha durado mil años puede durar perfectamente mil años más. Cuando una cosa va bien, yo no la cambiaría. Habría que mirar muy bien en lupa qué parte se podría cambiar y cuál no, por mi parte de momento nada, pero no digo que no haya posibilidades de cambio o de mejora.

t

o

p