Puig apuesta por una política medioambiental “transversal” basada en las energías renovables para combatir el cambio climático

Noticias

31 May, 2017

-El President insta a las instituciones a concebir el calentamiento global “como una prioridad política” y anima a la sociedad a implicarse con acciones individuales
-La consellera Elena Cebrián incide en la importancia de las políticas preventivas para frenar el cambio climático y pide “evitar los mensajes tremendistas”

El President de la Generalitat, Ximo Puig, ha ratificado el compromiso del Gobierno valenciano en la lucha contra el cambio climático y, con ese objetivo, ha defendido una política medioambiental “transversal” que englobe diferentes sectores y se base en el impulso a las energías renovables para, así, alcanzar una suficiencia energética antes de que llegue el año 2030.

El jefe del Consell ha clausurado la conferencia 'La Generalitat valenciana en la lucha contra el calentamiento global', que la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha pronunciado en el ciclo de debates ‘Una alternativa valenciana para el reto del cambio climático’, organizado por el diario Levante-EMV y la empresa FCC Medio Ambiente.

Durante su intervención, Puig ha incidido en la importancia de las energías limpias y renovables, que son, ha aseverado, “básicas para la lucha contra el cambio climático”. En ese sentido, ha hecho referencia a las posibilidades que ofrecen las nuevas alternativas, como la energía eólica, la energía fotovoltaica o la biomasa, para lograr “una suficiencia absolutamente energética” en la Comunitat Valenciana.

Para lograrlo, el President ha recordado que es necesario fomentar un nuevo marco de intervención que priorice “la estabilidad del sector energético” y que, al mismo tiempo, fomente la generación de sinergias que permitan invertir a partir de esa estabilidad.

Tras escuchar la conferencia impartida por la consellera Elena Cebrián, el jefe del Consell ha destacado el “mensaje de optimismo” que le ha transmitido su intervención, porque evidencia que el cambio climático “no es inexorable” y que “hay posibilidades de detener la destrucción de la vida que implica”.

Por ello, Puig ha instado a las instituciones a considerar la lucha contra el calentamiento global “como una prioridad política”, al tiempo que ha animado al conjunto de la sociedad a implicarse en esta cuestión. “Sin la acción individual, no será posible un cambio de actitud global”, ha subrayado.

Además, el máximo representante del Ejecutivo valenciano ha abogado por fortalecer los lazos de una Unión Europea “que no se preocupe únicamente por el objetivo de déficit y políticas de austeridad” para contribuir, así, a mitigar el cambio climático. “No habrá posibilidades reales de luchar de forma seria contra el cambio climático sin una Europa fuerte y potente que plante cara a aquellos que desafían todo el grandísimo problema de la destrucción de la naturaleza”, ha señalado.

Estrategia Valenciana ante el Cambio Climático

En la conferencia que ha impartido, la consellera Cebrián ha insistido en la importancia de desarrollar políticas preventivas para frenar el cambio climático y de “evitar los mensajes tremendistas”. “Hablando de cambio climático, no solo hay que dejar atrás al negacionismo, sino también al negativismo. Nos tenemos que informar, preparar y adaptar, pero sin caer en el catastrofismo, porque ello solo conduce a la inacción”, ha aseverado.

Sin embargo, Cebrián ha alertado de la “emisión exagerada de gases”, que ha provocado una acumulación excesiva de gases de efecto invernadero “hasta el punto de que ese efecto de calentamiento es mucho mayor y genera otros impactos encadenados sobre el clima”.

En ese sentido, ha explicado que la sociedad valenciana emite a la atmósfera cerca de 25,7 millones de toneladas de gases al año que incrementan el efecto invernadero, según datos de 2015. Eso significa, en palabras de la titular de Medio Ambiente, que la Comunitat Valenciana ha necesitado aumentar mucho sus emisiones para crecer, puesto que estas “han subido en mayor proporción de lo que lo ha hecho el PIB”.

“La principal política de control de emisiones es el sistema de derechos de emisión”, ha explicado Cebrián, quien también ha recordado que los fondos procedentes de los derechos de emisión que generan las industrias situadas en el territorio valenciano son ingresados al Gobierno de España.

Por ello, Cebrián ha reclamado que “ese dinero, o al menos, en parte, debería volver al territorio valenciano”. Para la Comunitat Valenciana ello significaría “disponer de unos 5 millones de euros anuales que podrían invertirse en los bosques, en la construcción de nuevas infraestructuras hídricas y de defensa ante inundaciones, o en la preparación de la cosa y las infraestructuras turísticas ante el aumento del nivel del mar”, ha detallado.

Pero el sistema de derechos de emisión aborda el 40% de total de gases que se liberan a la atmósfera. Como ha explicado la consellera, el 60% restante “procede de los llamados sectores difusos que incluyen al transporte, la agricultura y ganadería, los residuos, el sector residencial, incluido el turismo, otras industrias y las emisiones de gases fluorados”.

“En este 60% tenemos que concentrar nuestros esfuerzos, porque nos estamos alejando demasiado de la senda de cumplimiento que corresponde a España, y a la Comunitat Valenciana, en los próximos años”, ha advertido.

En ese contexto se integra gran parte de las medidas de mitigación impulsadas por el Gobierno valenciano, a través de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. “La agricultura y la gestión forestal tienen que jugar un papel central en la mitigación del cambio climático, tanto por su función en la absorción de CO2 como por ser gestores de un recurso básico para la vida como es el suelo”, ha indicado su máxima responsable.

En cuanto a las medidas de adaptación al cambio climático, Cebrián ha subrayado que “en muchos casos, adaptarse significará mejorar y aumentar los sistemas de vigilancia, información y control”, como se está haciendo en materia de seguridad alimentaria o la previsión de riesgos ambientales y la vigilancia ante fenómenos extremos.

También se ha referido a la política de conservación del medio natural y la red de espacios naturales protegidos como “uno de los mejores medios adaptación al cambio climático” que la sociedad tiene a su alcance

t

o

p