Teatre Escalante hace una fuerte apuesta por las producciones propias en la próxima temporada

Cultura

11 Jul, 2018

• La programación consta de tres producciones propias de nueva creación

• La temporada volverá a ser itinerante, con cinco ciclos que suman 18 espectáculos distribuidos en cinco espacios •El nuevo ciclo incide en la internacionalización, con propuestas de Italia, Bélgica, Países Bajos y Portugal

La nueva temporada del Teatre Escalante viene marcada por un decidido apoyo a las producciones propias y por la internacionalización de su programación. Como en los dos cursos previos, y sin un edificio que se convierta en la sede definitiva del Centre d’Arts Escèniques de la Diputación de Valencia, las propuestas se distribuirán por diferentes salas de la ciudad. En esta ocasión serán cinco: Teatre Martín i Soler del Palau de les Arts, la Sala Russafa, Carme Teatre, la Sala Matilde Salvador y el Teatre Rialto.

La temporada 2018-2019 constará de tres espectáculos de nueva creación. La apuesta por las producciones propias aumenta este curso tanto en el aspecto presupuestario como en el artístico.

La producción con sello propio más costosa, no solamente de la presente programación, sino de todas las dirigidas por Josep Policarpo, es Yolo, un canto a la vida a través del circo. Mediante diferentes disciplinas del género circense, como son las acrobacias, los malabares, las técnicas aéreas o el humor, la compañía Lucas Locus presentará del 28 de noviembre al 23 de diciembre diferentes situaciones, aparentemente imposibles, ante los ojos de los más pequeños.

“El circo actual está viviendo una transformación muy grande, está reformulando las bases del circo tradicional e incorporando muchos elementos que lo enriquecen. Tenemos muchos profesionales valencianos que se dedican pero que no encuentran el apoyonecesario para desarrollar su talento. Lucas Escobedo es a mi parecer uno de los valores más sólido del nuevo circo valenciano y él será el responsable de dirigir esta nueva producción del Teatre Escalante, en la cual he depositado muchas expectativas”, avanza Policarpo.  

Ciencia ficción y thriller musical

Las otras dos producciones propias de la temporada se adscriben a dos géneros poco frecuentes sobre las tablas para público infantil, la ciencia ficción y el thriller. Del 3 al 24 febrero, Dacsa Produccions estrena Anna i la màquina del temps, una historia de aventuras donde el uso de proyecciones hará casi real el viaje al futuro de la protagonista.

“La ciencia-ficción conecta muy bien con el imaginario infantil, la idea del juego y de proponer escenarios aparentemente imposibles despierta la curiosidad de niños y niñas y crea mucha expectación. Además, jugamos con la ciencia, un ejercicio siempre conveniente para los más pequeños. El espectáculo también tiene un componente emocional que contrarrestará el elemento fantástico”, abunda el director del Teatre Escalante.

Por su parte, del 22 de marzo al 17 de abril, Crit Companyia de Teatre reivindica la historia de uno de los más importantes poetas europeos en L'increïble assassinat d'Ausiàs March.

“La formación tenía muy claro que había que plantear un formato de espectáculo que acercara el poeta valenciano a nuestros jóvenes. Han propuesto la fórmula del thriller musical, me parece atractiva y creo que la puesta en escena será una gran sorpresa para grandes y niños”, opina Policarpo.

Finalment, en Navidad, vuelve el blues, las diabluras y las aventuras de Tomasa Sawyer. En esta obra de La Teta Calva estrenada por el Teatre Escalante en 2017, se celebra aquello que los niños y niñas persiguen hasta que la edad los acorrala, la libertad. La propuesta abraza un cambio de género en los personajes clásicos masculinos de Mark Twain.

Escalante habla idiomas

En los próximos meses habrá propuestas procedentes de Italia, Bélgica, Países Bajos y Portugal con la voluntad de abrir fronteras y materializar el intercambio entre los países europeos y el público local.

“Los valencianos hemos sufrido cierta endogamia en el ámbito de las artes escénicas durante muchos años y hacía falta romper esa tendencia también en el teatro infantil”, argumenta el director de Teatre Escalante, Josep Policarpo, quien asegura que se trata de “compañías imprescindibles en el ámbito del Viejo Continente del teatro para la infancia”.

La obra que abre la temporada el 1 de octubre y se extiende hasta el 3 de octubre es de factura holandesa. Lluna es una coreografía infantil guiada por la experiencia visual de una gran tela que se transforma en escena.

Este montaje marca la primera colaboración del Centre d’Arts Escèniques de la Diputación de Valencia con el festival Russafa Escènica. “El Teatre Escalante quiere estar presente en todos los acontecimientos escénicos de la ciudad que incorporan la infancia y la juventud”, anticipa Policarpo, que aspira a participar en otras iniciativas a lo largo de la próxima temporada.

Del 13 al 18 de enero, nos visitará la compañía italiana Teatre delle Briciole, con una sugerente reinvención escénica del libro infantil, Pop-Up, en la cual las aventuras de un niño de papel y su pequeña bola dan lugar a un juego simbólico de geometrías y metamorfosis.

Los belgas Tof Théâtre, en cambio, acercarán una joya del teatro de títeres europeo del 5 al 9 de mayo. Piccoli Sentimenti explora las primeras emociones: el miedo, el deseo, la soledad, la sorpresa... sin pronunciar ni una sola palabra, solamente escuchando, mirando y tocando.

La última visita internacional procede de Portugal, del 19 al 23 de mayo We Tum Tum subirá a escena la comedia musical para bebés Crassh Babies. Con diferentes sonoridades, desde la voz a los tubos de plástico pasando por objetos cotidianos, todo sirve para estimular los sentidos de los más pequeños y proporcionar momentos únicos.

Nombres propios del franquismo

Un año más y van tres, el Teatre Escalante vuelve a dedicar un ciclo a la memoria histórica. En esta ocasión, hay cuatro espectáculos de calado social dirigidos al público adulto, todos ellos programados en Sala Matilde Salvador y protagonizados por nombres propios del franquismo:Pilar Primo de Rivera, Enrique Ruano y Federico García Lorca, entre otros.

El 6 de noviembre se representará La vida inventada de Godofredo Villa, de la Medusa, en la cual se trata de transmitir la generosidad a partir de relato de un niño evacuado en barco desde Santurce hacia Francia durante la Guerra Civil, que luchó con la Resistencia de la Francia ocupada contra los nazis durante la II Guerra Mundial y vivió en Orán cuando empezó la Guerra de la Independencia de Argelia. La autoría corresponde a Sonia Alejo y la dirección, a Xavier Puchades.

Le sigue el 7 de noviembre una obra sobre mujeres, escrita, dirigida e interpretada por mujeres. La Sección se centra en las figuras clave de Pilar Primo de Rivera, Mercedes Sanz-Bachiller y Carmen Polo. Desde el discurso inaugural de la Falange Española el espectador recorrerá la historia del día a día de nuestras madres y abuelas para poder entender muchos aspectos actuales marcados por las imposiciones educativas, políticas, religiosas y de género del periodo franquista

El 8 de noviembre, la compañía Los Sueños de Fausto escenifica en Flores de España un tríptico teatral donde se representarán tres problemas sociales que nuestras instituciones todavía no han resuelto: las desapariciones forzosas, los bebés robados y la tortura policial.

Finalmente, el monólogo Amor oscuro (sonetos), de Viridiana Centro de Producción Teatral, recoge la historia de la ocultación y de la sustracción de los mejores poemas de Federico García Lorca, los últimos que escribió.

Navidad, estimulante Navidad

En las fiestas blancas se repetirá el tradicional ciclo Nadal a l’Escalante, con la propuesta Amelia. Que no te corten las alas, en la cual, a partir de la historia de Amelia Earhart, la primera mujer que cruzó el Atlántico pilotando un avión, La Teta Calva ha creado un espectáculo para Marea Danza donde el baile flamenco y la dramaturgia contemporánea se fusionan.

Continuará la compañía malagueña El Espejo Negro con la propuesta que le valió el premio Feten 2016 al mejor espectáculo de gran formato, Óscar, el niño dormido, donde el uso de títeres, proyecciones y un potente trabajo actoral recrean la ensoñación de un niño en coma.

Por último, como en la navidad pasada, Escalante dedica una pieza interactiva a los bebés. Little Night juega con la noche, con personajes fantásticos y con un humor entre absurdo y surrealista. Imaginart invita a padres y criaturas a un juego conjunto con imágenes sugerentes, que cambian de forma y de color cuando las tocas y cuando las persigues.

Un poco de todo

El ciclo Escena Diversa despliega tres propuestas de títeres, pompas de jabón y mitología. “El nombre del ciclo ya lo dice, temas y lenguajes diferentes que muestran la riqueza de las artes escénicas actuales”, concreta Policarpo.

Después del recuerdo imborrable dejado la temporada anterior por la compañía Teatre Gorakada con su propuesta Moby Dick, la compañía vasca vuelve a la programación del Escalante del 8 al 11 de enero con una propuesta de aventuras, humor y música en directo para acercar a la infancia los mitos de la Antigua Grecia. El viaje de Ulises es una adaptación de Julio Salvatierra a partir de la obra de Homero.

Del 20 al 25 de enero será el turno de La Negra con En els núvols, una obra donde las pompas de jabón se convierten en títeres. Xavo Jiménez dirige un espectáculo donde también se hace cargo de la música en directo, mientras que Carlos Amador manipula títeres y burbujas.

Menut Teatre

Por tercera ocasión, la primera infancia tendrá un ciclo propio al final de la temporada titulado Menut Teatre. Entre la oferta para niñas y niños entre 0 y 3 años, además de las mencionadas compañías internacionales Tof Théâtre y We Tum Tum, Juan Pablo Mendiola invita a jugar a través de la danza y las artes visuales en Little Big Blue. La cita será del 12 al 16 de mayo.  

 

 

t

o

p