¡Últimos días de “Un chico de revista” en el teatro Olympia!

Ocio-Eventos

03 Jan, 2019

El espectáculo “Un chico de revista” está en Valencia hasta el proximo dia 6 de Enero en el teatro Olympia. Aprovecha la oportunidad para ver las últimas funciones este viernes, a las 18:00 y a las 21:30, sábado y domingo a las 18:00 h. Rosa Valenty, artista principal de este musical noa anima a acudir estos últimos días a disfrutar de la revista “es un placer para mí estar una vez más en Valencia, y me emociono al decirlo. Venid al teatro Olympia y disfrutad del musical.”

Rosa Valenty, actriz y vedette; Amelia Font, cantante y actriz, y Juan Andrés, productor y autor de la obra, nos transmiten sus impresiones tras dos semanas en cartel en el teatro Olympia. 

Valencia World: ¿Cómo habéis vivido el éxito de “Un chico de revista” en Valencia?

Rosa Valenty y Amelia Font: El público nos ha recibido efusivamente, con muchos aplausos… Pero esperábamos más… el Olympia que es un teatro tan emblemático, una empresa privada tan luchadores que son. (R.V) Esperaba más de nuestro público valenciano, que yo siempre que he venido he visto diariamente ese patio de butacas lleno… me hubiera gustado un poquitito más.

V.W: ¿Qué significaba para vosotras actuar en Valencia?

R.V: Para mí muchísimo, hay fotografías en el teatro de los años que yo llevo, a mí Valencia me ha conocido desde que era muy jovencita y ahora en "Un chico de revista" en plenísima madurez. Tengo amigos en Valencia, veraneo en Valencia, y adoro a los valencians, a sus gentes, a sus costumbres…

V.W: ¿Cómo animaríais a la gente a acudir al teatro?

A.F: Pues yo les tengo que animar diciendo que hay una compañía espectacular, joven, hay otro mundo, por primera vez un chico hace el papel de la vedette, y hay que decir que no es que se vista de chica ni nada, simplemente que suceden unos hechos en la obra por los que este chico que canta, baila y actúa muy bien tiene que sustituir a la veterana. Esta no es compañía en las que había un cabeza de cartel y unos boys o unas girls que le seguían, no no, esta es una compañía musical, plural, aquí todo el mundo tiene su momento. En esta función, todos y cada uno de nosotros incorporamos y añadimos algo a la función, se apoya en todos.

V.W: ¿Qué sentisteis cuando os propusieron volver a actuar en una revista?

R.V: Yo llevaba 30 años sin hacer absolutamente nada de revista y a mí cuando me llamó Juan Andrés fue como un regalo. Y muy especial. Porque era de alguna manera volver a reunir todo el pozo de sabiduría que he aprendido al lado de las grandes, de Concha Velasco, Esperanza Roy… rodeada de tanta gente joven como yo era en aquella época, como yo era, porque a mí me tienes que quitar 35 años y era una chavala más.

V.W: Bueno, una más no, de las mejores.

R.V: Bueno sí, porque tuve un gran éxito esa es la verdad, pero hay que reconocer que era una joven. Y Juan Andrés, productor y autor, se ha rodeado de lo mejor. Este valenciano ha tirado la casa por la ventana de una marea tan grande… y yo le comprendo que diga “hasta aquí hemos llegado” se queda además en esta tierra mía, que es la de él que yo tanto adoro. Por eso de aquí al 6, por favor, venid.

A.F: Yo como revistera que fui cuando tenía 16 años hice mi primera revista en Madrid, nací en Barcelona, pero el trabajo te lleva a Madrid, y a los 35 hice mi segunda revista. Y 15 años después, vuelvo a hacer revista. O sea, que yo cada 15 años hago revista. ¿Qué sentí? la emoción de cuando de repente sonó el teléfono de si podía hacer un papel… te puedes creer… lo primero que dije fue “Rosa, no sabía qué hacer para trabajar contigo”.

Me puse a leer el guión y –yo tenía otro trabajo- mira la alegría cuál fue, y la pena, que tuve que dejar Doña Francisquita en el teatro Campoamor, pidiendo permiso adecuadamente, y esperé esa noche para dar respuesta y dije “quiero volver a sentir la emoción de estar en este teatro –La Latina- con grandes actores…”. Entre Doña Francisquita que la había hecho ya millones de veces y hacer una función nueva y convertirme en la abuela de todos estos jóvenes, elegí llenarme de juventud. 

V.W: ¿Cómo has preparado este papel en concreto?

A.F: Metiéndome en el personaje de una señora de 75, andaluza por los cuatro costados, más joven mentalmente que su propia nuera que es muy antigua, muy casposa, y con la alegría de hacer mis personajes. Yo soy carícata, el que se caricaturiza de los personajes, así que me toca transformarme siempre. Yo me siento, que aunque este señor –Juan Andrés- tenga que guardar un tiempo, como yo guardé mis cositas hace un tiempo hasta que volví a hacer la función. Siento que esta es una función imperecedera, que se podrá volver a levantar, porque no tiene edad esta revista.

V.W: ¿Cuáles son las diferencias más destacables con lo que era el género de la revista?

Juan Andrés Araque: La diferencia es que esto es un auténtico musical, basado en la revista, a mí siempre me gusta matizar en que la revista es un musical. Cuando digo que la revista está basada en un musical quiere decir que es un musical basado en una revista clásica. Sigue siendo un revista lo que pasa es que con un formato de gran musical. Aquí, los bailarines, chicos y chicas, hacen auténticas coreografías, no se limitan al mero acompañamiento de un actor principal que lo sacaban de la mano, y a lo mejor poquito más.

La novedad aquí es que es una revista pero hay un argumento, una historia, la vedette es la parte central, evidentemente, pero no se reduce a que solamente se quita ropa, es más nadie se quita nada en esta obra. Se demuestra, dónde está la revista clásica representada por una gran Rosa Valenty y una nueva generación representada en Cayetano. Y se demuestra que pueden vivir perfectamente las dos y hacer lo mismo, pero renovado. Fíjate que el público nos ha hecho finalistas junto a Billy Elliot a los premios de teatro musical de este año con cinco categorías. El público no es tonto. Es un auténtico musical a la altura de cualquier musical de Broadway, pero, español. Para lo bueno y para lo malo.

A.F: Yo quiero añadir que además es una revista sumamente elegante, no hay ninguna palabra malsonante. Puede venir desde una mamá que su niño esté sentado viendo un musical o una función de niños, de 5 años hasta los 90 o 95. Es para todos los públicos y eso antiguamente en las revistas no se lograba, porque había una parte un poquito más ordinaria.

R.V: Dentro de la revista luego hubo una serie de personas que la volvieron ordinaria, pero yo doy un canto a que no hay que olvidar que los grandes actores salieron de la revista. Estoy agotada de escuchar que siempre lo nuestro sea como el pobrecito, no puede ser, hay que ayudar, y a todas las instituciones que ayudan a lo que les da la gana les digo que hay que ayudar también a esto, porque que venga un empresario de 44 años solo ante el peligro me parece muy triste, muy triste, solo digo eso. Valencians, lo poquito que queda, acudid, hay que apoyar a la gente, que somos 22 personas en el escenario.

A.F: Además La alegría con la que se va el público, la alegría con la que nos esperan fuera… “volved, ¿Cuándo vais a…?” La gente que nos conoce que se queda a saludarnos… “¿Vendréis…?” Por ellos estaríamos viajando como antiguamente en los festivales de España. El tema está en que si no hay ayuda, no se puede hacer. Entonces ¡que se acerquen al Olympia! Que ahora el ave y el tren y los autobuses limitan muchísimo las distancias.

V.W: ¿Van a hacer nuevo espectáculo?

J.A: No, seguramente se va quedar aquí en Valencia porque es un espectáculo con muchísimo esfuerzo económico, con muchísima gente. Entonces, somos premiados, al público le encanta, pero llega un momento en el que yo no tengo por qué hacer la función que es pública. Esto lo tendría que hacer un ministerio. Y lo voy a decir claramente, viene un musical de marca americana, pone 70 euros de entrada y la gente va en masa, a lo mejor no le gusta como está pasando, pero lo paga. Sin embargo, traes algo a mitad de precio, y cuando van les encanta, pero no tienen esa fuerza y ese apoyo de los medios. De momento no es que Un chico de revista se haya terminado, pero vamos a parar un poco para coger fuerzas. 

V.W: ¿Crees que la revista va a resurgir?

J.A: Hemos demostrado que sí. Es como si dijéramos… ¿la música clásica ya no vende?, ¿la ópera ya no vende? Pues todo depende de cómo hagas la producción, los musicales americanos son buenos, no mira, serán buenos si lo hacen bien y malos si lo hacen mal, la ópera es buena o mala, pues depende. Lo que yo intento decir, y no digo que todas las revistas que hagan sean buenas, sino que el género en sí es maravilloso. Y si tú lo haces bien hecho, pasa lo que ha pasado con Un chico de revista, que aunque diga que nos ha faltado apoyo, yo todavía no he tenido ni una sola crítica, en redes o en medios que diga que no es un gran trabajo, que el público no sale cantando. El público sale de pie, si únicamente nos falta difusión. Una personita sola como yo, que soy un empleado y trabajo en banca, pues evidentemente no tengo el poder necesario para poder estar un año en cartel para poder devolver un género que es totalmente Español. Pero la revista está totalmente viva. Si se pregunta si la revista está viva… ¿Y el musical americano está vivo? Pues sí, claro que sí.

También es que aquí hemos hecho un libreto nuevo que a la gente joven le encanta. La historia es un chico joven que quiere triunfar, eso es atemporal, pasó hace 50 años y siempre habrá algún chico o alguna chica que quiera pertenecer a un mundo… iba a decir al show business, pero no, al mundo de la revista.

Lo bonito es que de este espectáculo cuando sale la gente, siempre dicen “es mucho mejor de lo que pensaba”. Hemos tenido tan poco apoyo que la gente cuando viene cree que va a ver algo más pobre, y la gente cuando sale, sale diciendo “Dios mío, es maravilloso”. Es bueno por una triste por una parte, pero buena por otra.

 

t

o

p